SORORIDAD

¿De dónde viene esa palabra?


En inglés sorority, la palabra Sororidad viene del latín sororitas, -atis , cuyo significado es 'congregación de monjas', que a la vez deriva de la palabra latina soror, -ōris, 'hermana carnal'.


Un curioso origen que refleja el significado más puro y sencillo, la hermandad no consanguínea. Indica que las mujeres estamos unidas por hermandad y que debemos como congregación, unirnos y apoyarnos.


Así encontramos en la RAE las siguientes definiciones:

  1. f. Amistad o afecto entre mujeres.

  2. f. Relación de solidaridad entre las mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento.


Pero ¿qué es Sororidad?


Como ya os hacíais una idea, el término alude a la hermandad entre mujeres en cuestiones sociales relacionadas con el género. Está implicado en problemas actuales para la mujer como la lucha contra la desigualdad de género, el camino hacia una sociedad feminista, la eliminación de la violencia contra la mujer, la discriminación laboral, etc.


La sororidad señala la necesidad de apoyo, unión, respeto y solidaridad entre las mujeres, frente a los problemas que como grupo, padecen en esta sociedad. Es una perspectiva que nos hace conscientes de que el machismo cala hondo en la sociedad y que aún como feministas, seguimos aplicando y manteniendo ciertas ideas machistas que pasan desapercibidas.


Nos hace ver que estamos unidas en la derrota del machismo y el patriarcado, que somos compañeras, no competencia.


Por ello, mediante la sororidad, se espera que como mujeres seamos aliadas, no enemigas y que siempre tendamos la mano a otra mujer, en su lucha por la igualdad y la autosuperación. Formando una red de apoyo y empoderamiento hacia el género femenino por hermandad, nos conozcamos o no.

SIEMPRE SUMANDO, NUNCA RESTANDO


8 tips para practicar la sororidad


  1. No juzgues a otras mujeres. Basta de juicios sobre el físico, la vida sexual, las creencias o las decisiones personales de cada mujer. Cada persona es única y libre, debemos abandonar los juicios basados en viejos estereotipos.

  2. Fomenta el amor propio. Formemos parte del empoderamiento femenino, acéptate tal y como eres, aprende a quererte y a creer en ti. Ayudemos a otras también en el proceso. Practiquemos e incitemos a nuestras amigas a practicar los límites personales, las conductas asertivas y el autocuidado.

  3. Rechaza los comentarios machistas o negativos. No basta con ignorarlos, debemos cortarlos de raíz. Debemos dejar claro que no somos aliadas de este tipo de comentarios y agradecer en público a los hombres que “no ríen las gracias”, ayudando a acabar con estas situaciones.

  4. Respeta a las otras mujeres. Somos una comunidad, “no tires piedras en tu propio tejado”. Nunca, bajo ningún concepto, recurramos a comentarios negativos, estereotipados o machistas en contra de otra mujer. Rompe con la perpetuación de ideas y “mitos” en contra del género femenino: “estamos locas”, “tendrá la regla”, “manuda histérica”,” mujer tenía que ser”,” esa es una fresca”, “me ha dicho que busca un hijo, asciende al otro”, etc.

  5. No justifiques la violencia. La violencia, sexual, física o verbal, no está justificada bajo ningún concepto. Jamás, justifiquemos, ni dudemos de las agresiones que una persona pueda haber sufrido.

  6. Seamos amables y generosas. Aunque la vida es más fácil para unas que para otras, como mujeres compartimos muchísimas situaciones de opresión. Seamos una aliada para aquellas mujeres que lo necesiten, nunca un lastre más. Compensemos esas situaciones con generosidad y compañerismo.

  7. Críticas solo constructivas. No hagas críticas que no te han pedido. De ser así, no hagas daño, se un refuerzo y una herramienta. Tu critica tiene que ser constructiva, que ayude a mejorar y crecer, sin chafar, ni humillar a la otra persona.

  8. Sé un apoyo. La vida es dura, procura ser un apoyo, no un lastre más. Regala elogios sinceros, defiende el feminismo, educa en la igualdad de género, sé un ejemplo de respeto hacia otras mujeres, no discrimines, tiende tu mano a quien lo necesite, sé una fuente de autoestima y fortaleza cuando una de nosotras lo necesite…SUMA SIEMPRE, NO RESTES.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo