Tipos de Distorsiones cognitivas (II):

Los filtros con los que miras la realidad.

Para comprender mejor este artículo, puedes leer primero Tipos de Distorsiones cognitivas (I).

Si ya sabes lo que son y quieres conocerlas más a fondo, aquí tienes el resto de distorsiones del pensamiento:

Sesgos en la información


1. Abstracción selectiva/ Filtraje:

Actúa de colador, seleccionando los aspectos negativos (que se magnifican), mientras que se “cuelan”, desechan o ignoran todos los aspectos positivos de la situación.

Frases tipo:

  • El día fue terrible, la lluvia arruinó mi pelo.

  • Recibes una crítica negativa entre muchas positivas: “sabía que era horroroso”.


2. Etiquetas globales:

Emitir un juicio global, generalizando una o dos cualidades/circunstancias.

Frases tipo:

  • Ha cogido dos galletas en lugar de una, es un glotón y un egoísta.

  • Ese es un irresponsable y un mal compañero (un día se retrasó con un informe).


3. Falacia de la justicia:

Cree tener la verdad sobre lo que debería ser justo y suele estar frustrado o resentido porque los demás no están de acuerdo, o porque “no ocurre justamente, como debería”.

Frases tipo:

  • Es injusto acabar descalificado con todo lo que he trabajado.

  • Espero ser yo el ascendido, es lo justo, porque yo llevo más aquí.

  • Es injusto que él pueda traer calculadora y yo no, solo porque él tenga dislexia, me debes las mismas oportunidades.


4. Maximización de lo negativo:

Ocurre cuando se otorga más importancia a los aspectos negativos, que a los positivos.

Frases tipo:

  • No me puede creer que haya fallado en una nota de la melodía, me la sabía.

  • No he sabido responder bien a esa pregunta, que incompetente (cuando has resuelto todas las demás dudas adecuadamente).

  • He dejado ese tornillo torcido, puede que deba desmontarla (cuando has montado bien una estantería con muchos otros tornillos).


5. Minimización de lo positivo:

Se da cuando se minimiza la importancia de los aspectos positivos de algo, frente a los negativos. Es decir, resta importancia o validez a las vivencias o detalles positivos, que hace destacar más los negativos. Muy asociada a la distorsión anterior.

Frases tipo:

  • (Cuando algo te felicita por algo que has hecho perfecto) No es para tanto, lo hago tanto que sale solo. Fulanito sí que lo hace bien, tendrías que verlo.

  • Esto lo puede hacer cualquiera / No me cuesta nada.

  • Es muy divertido, pero no compensa vestirse, venir hasta aquí, tener que aparcar…


6. Sesgo confirmatorio:

Se da cuando el sujeto solo presta atención a aquella información que confirma o reafirma sus ideas preconcebidas, ignorando activamente el resto.

Frases tipo:

  • Ya sabía yo que te ibas a portar mal (cuando el niño ha estado portándose bien, pero al final tiene una pequeña rabieta.

  • Ves como no tendríamos que haber venido (cuando lo has pasado bien, pero te has aburrido solo al final).


7. Sobregeneralización:

Extrae una idea/conclusión general de un suceso concreto o de una sola parte de él. Una vez se tiene una mala experiencia, se cree que se repetirá siempre. Usa palabras absolutistas para conclusiones sesgadas: nunca, siempre, todos, ninguno…

Frases tipo:

  • Nunca me ayudas cuando te necesito

  • (Una camarera no fue amable) “todas las camareras de ese sitio son unas desagradables”

  • (En las dos visitas llovió) “odio esa ciudad, siempre está lloviendo”.


Sesgos en la Base Real


1. Adivinación:

Predice para distintas situaciones, un futuro por lo general no favorecedor o catastrófico. Esta creencia se siente y se vive de forma muy real, generando ansiedad y la anticipación del sufrimiento.

Frases tipo:

  • Si voy a la fiesta solo, al final todos estarán con alguien y yo no tendré con quien hablar. Va a ser un aburrimiento, no debería ir.

  • Si le digo que me acompañe, seguro que no le gustará la obra y puede que eso lo arruine todo, aunque me gustaría que fuera mi acompañante, no diré nada e iré con otra persona.

  • Seguro que mañana me caeré al salir al escenario y será bochornoso. Intentaré que hable otro.


2. Catastrofización o Magnificación:

EL pensamiento catastrófico otorga mucha importancia a eventos neutros o que objetivamente “no son para tanto”. Maximiza forma exagerada o trágica sus ideas negativas.

Frases tipo:

  • No me han elegido ¡menuda humillación! se ha acabado mi vida social, me voy a morir.

  • ¡Socorro! se me ha olvidado la chaqueta en el autobús, no volveré a encontrar otra igual, es como si me hubieran cortado un brazo.


3. Visión catastrófica:

Suele vaticinar el desastre continuamente o exagerar la magnitud de las posibles consecuencias. Esto le priva de realizar muchas acciones por sus catastróficas consecuencias y genera estados ansiosos repetidos.

Frases tipo:

  • ¿Y si dejo que vaya, tienen un accidente de coche y muere?

  • Ya verás como alguno acaba con la pierna rota con la tontería de esquiar, ¿a ver como hacen desde allí para bajarlo a operarse de urgencia? ¡Todo el año echado a perder!

  • No contesta al móvil, ¿y si se lo han robado? ¿y si le ha pasado algo malo?


4. Falacia de recompensa divina:

Se confía en una “devolución de los buenos/malos actos” sin llegar a tomar el control, ni buscar solución a los problemas, como una justicia divina/mágica. Esto provoca la acumulación de problemas o malestar, debido a la inactividad ante las dificultades y a su vez, estados emocionales negativos derivados de esa “solución compensatoria” que no se está produciendo.

Frases tipo:

  • Cuando algún día se dará cuenta de estos detalles, verá que soy ideal para ser su pareja.

  • No pienso decirle que me molesta con eso, ya se dará cuenta y parará.


5. Inferencias arbitrarias:

Nos lleva a realizar conclusiones, basadas en premisas falsas o mediante un razonamiento ilógico. Es decir, o bien creamos relaciones de causa y efecto, sobre eventos que no tienen nada que ver entre sí; o bien el proceso por el que hemos llegado a la conclusión no sigue una vía suficientemente razonada.

Frases tipo:

  • El ascensor estaba en el último piso, vaya un día me espera hoy de mala suerte.

  • Mi paquete se retrasa… no me va a llegar, seguro que está agotado y han vendido de más, como con los vuelos.

  • Te han barrido los pies, ¡ya no te casas!


6. Interpretación del pensamiento/ lectura de mente:

La persona cree saber lo que otros piensan o sienten respecto a sí, o bien porqué los sujetos tienen ciertos comportamientos. Todo ello sin mediar palabra al respecto con aquellos a los que interpreta, solo formulando opiniones personales sin base sólida.

Frases tipo:

  • Hace eso porque me tiene envidia, por eso nunca me presta sus cosas.

  • Seguro que piensa que soy una estúpida, lo veo en cómo me sonríe.

  • Está conmigo para aprovecharse de mí.


7. Razonamiento emocional:

Establece lo que siente como una característica cierta sobre aquello a lo que va dirigido el pensamiento, hay dos vertientes:

  1. Asumiendo la validez de los sentimientos como una verdad automáticamente, es decir, “si lo siento así es porque es así”.

  2. Creyendo firmemente que si se siente de cierto modo, tiene que haber un motivo real tras ese sentimiento.

Frases tipo:

  • Ese programa es un aburrimiento (a ti te aburre, mucha gente lo disfruta, por eso está en antena).

  • Esto no me sale a la primera y me siento torpe; no me sale porque soy torpe.

  • Algo me da mala espina, está pasando algo, no sé el qué, pero algo porque lo siento.

  • Temo que me engañe, así que algo está pasando, seguro que me está engañando.


Sesgos en el protagonista


1. Culpabilidad:

Esta distorsión del pensamiento tiene dos polos:

  1. Culpa a los demás de su sufrimiento, situación o actos.

  2. Asume como propia la culpa de todos los problemas ajenos.

Frases tipo:

  • He perdido, porque han hacho trampa.

  • Está enfadado y grita a todos, porque hoy no le he dado el café.


2. Falacias de control:

Esta distorsión del pensamiento tiene dos polos:

  1. Si se siente impotente ya que el control de su vida depende de otros, se ve así mismo desamparado, como una víctima del destino. Cree carece de control alguno sobre su vida.

  2. La falacia de control interno convierte a la persona en responsable del sufrimiento o de la felicidad de aquellos que le rodean. Se siente omnipotente, con un control desmesurado respecto a todo/todos.

Frases tipo:

  • Si fueran más amables conmigo, tendría mejor actitud con ellos.

  • Me tiene manía, siempre suspendo, no me debería molestar en estudiar.

  • Mis padres se divorcian, porque saco malas notas y aún no tengo el carné de coche.

  • Soy un fracasado y por eso la gente de a mi alrededor fracasa y no logra sus metas.


3. Falacia de cambio:

Considera que es más factible que otros cambien y se adapten, que el propio cambio. La persona espera que los demás cambiaran para seguirle el juego y usa estrategias como el chantaje emocional, culparles, exigirles, engañar o negociar.

Frases tipo:

  • Si fueras más detallista conmigo seguro que estaría más feliz en esta relación.

  • Si me quisieras, te arreglarías un poco más y no saldrías de fiesta, así sabría que me quieres.

  • Si no viviera en una ciudad tan lluviosa, saldría más de fiesta.


4. Personalización:

Sucede cuando la persona considera que los actos de los demás, son dirigidos hacia sí o en reacción a algo relacionado con su persona. Es decir, se cree causa o efecto de los comportamientos u opiniones de los demás, tendiendo a compararse constantemente con otros.

Eso provoca que se crea o bien responsable de los eventos de los demás, viviendo a menudo sentimientos de remordimiento y culpa; o bien blanco constante de indirectas y comparaciones, sintiendo continuos ataques y humillaciones (que realmente, no se están produciendo con ese fin).

Frases tipo:

  • Que raro está, ¿he hecho yo algo? ¡no he dado lo suficiente!

  • Está claro que eso lo ha dicho/hecho por mí.

  • Sin duda soy el peor de todos de este juego.


5. Tener razón:

Constantemente trata de probar que está en lo cierto. Cree tener la verdad sobre sus conocimientos, su opinión, su perspectiva, sus acciones, etc. Cree que nunca se equivoca, por lo que suele estar a la defensiva y no llega a escuchar ni atender los puntos de vista ni las opiniones de los demás, si algo demuestra que están equivocados le quitan importancia o lo ignoran. Demostrará que tiene razón a toda costa, incluso a costa de relaciones sociales

Frases tipo:

  • Ese es un listo y no tiene ni idea de lo que habla, yo soy el que tiene razón.

  • (Tras un argumento la gente te contesta) si te acabo de explicar el por qué/te lo acabo de rebatir, no me lo repitas más.

  • No tengo que preguntar nada, sé muy bien cómo hay que hacerlo/por dónde ir.

  • No lo he roto yo, sé perfectamente lo que hago, pero estaría defectuoso.


¿Ya sabes qué filtros distorsionan tu realidad?

¡Dejanos tu comentario! Estamos deseando leerte.


Pronto escribiremos sobre cómo resistirse a estas conclusiones errónas y liberarnos de los esquemas desadaptativos, que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida.

¡Avisaremos por las redes, estad atentos!

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo